DEL SUFRIMIENTO AL AMOR

 

Libérarte del sufrimiento, sana tus relaciones y vive en unidad.

La respuesta habitual al SUFRIMIENTO es escapar, enfadarnos, odiar, culpar a otros, resistirnos, rechazar, luchar, quejarnos, sentirnos desdichados, apegarnos a él, hablar de ello con otros, intentar cambiar lo que hay, pensar que Dios no nos quiere, gritar, llorar y llorar... Pero si en lugar de hacer eso, nos enfrentamos a él y lo vivimos plenamente, éste deja de existir. Se libera y se convierte en fuente de alegría y amor. Entonces podemos relacionarnos con nuestros semejantes desde el amor, desde la seguridad de nuestras similitudes y no desde la hostilidad y el miedo de nuestras diferencias.

Al hablar de RELACIONES no nos referimos a aquellas que tenemos con una única persona; el marido, la mujer, el novio, la novia…, sino en el sentido más amplio de la palabra. “La vida es relación” ,es decir, las relaciones son las que dan sentido a nuestra vida. Si no tienes buenas relaciones, por mucho éxito que tengas en otros aspectos de tu vida, seguirás sintiendo que te falta algo”. ¿Y cómo es una relación bonita? Es hermosa cuando te puedes relacionar con el otro sin ningún miedo, sin ningún dolor, sin ninguna culpa. Es cuando das paso a la libertad y la aceptación; cuando puedes ser tú mismo y permites a la otra persona que sea ella misma.

El hombre no se ve a sí mismo en su estado natural de UNIDAD, se siente separado de los otros, pero todos los seres humanos del mundo están interrelacionados. Lo que ocurre en un país, afecta a otros. Ese pensamiento de separación crea la falta de cooperación que provoca guerras y destrucción del hombre. ¿Cómo puedes cooperar con el universo si estás preocupado por ti mismo, tus problemas y tus ambiciones? Hay que acabar con la dualidad que nos separa y que nos hace sentir la más profunda de las soledades. Oneness (Unidad) es darse cuenta de que realmente estamos en unión con todo. En el momento en que se halla el amor pleno en nuestro interior, se descubre también la conexión con nuestros padres, con nuestros hermanos, amigos y todos los seres del mundo.